Logo del IIBCE

 

Cada comienzo de año en el Instituto abrimos las inscripciones para armar el calendario de visitas, que se realizan los viernes cada 15 días, entre abril y noviembre.

Esta actividad comenzó hace muchos años y forma parte de la vida del Instituto, desde el inicio preocupado con la obligación moral de contribuir a la cultura y la educación. En palabras de nuestro fundador, Clemente Estable:

La cultura y la originalidad, que es cultura inmanente, son los más grandes patrimonios de una nación que maestros y profesores tiene en custodia. Elevar la vida de todos en virtud de aquélla y estimular y desarrollar la originalidad en el reino de los valores constituyen el más sagrado ministerio de la enseñanza.

La visita comienza con una presentación de bienvenida y continúa una visita guiada a algunos de nuestros laboratorios en grupos pequeños. Allí los escolares, liceales, técnicos y docentes en formación, comparten la tarde con los investigadores y técnicos del Instituto, y de alguna manera, viven la investigación: conversan sobre cómo se construye el conocimiento, con los jugosos detalles del día a día y la posibilidad de ver, experimentar y preguntar.

Es una experiencia sumamente enriquecedora, no solo para los estudiantes, también para todos los integrantes del IIBCE.

Cada año nos visitan cerca de 20 instituciones, y en estos últimos 11 años han venido aproximadamente 10.000 estudiantes. Como los cupos para las visitas suelen agotarse el mismo día que abrimos las inscripciones, les recomendamos llamar en febrero al 24871616 #235 para saber cuándo comienzan las inscripciones.

Las inscripciones generalmente son en marzo a través de un formulario en línea. Al completarlo se debe elegir una fecha de preferencia (que siempre será algún viernes) y un horario, por la tarde o por la mañana. Con los datos de todos los formularios recibidos se coordina por teléfono cada fecha disponible por orden de inscripción.

Las visitas al Instituto son una oportunidad para sorprendernos, aprender y disfrutar, y al mismo tiempo, para forjar junto a los más jóvenes un futuro pleno de cultura científica. Por eso agradecemos a todos los que cada año enriquecen nuestro trabajo con su visita; en especial a los niños y niñas, siempre curiosos, y las maestras que se ponen la camiseta de la ciencia.